#UErfanos

Al cumplirse hoy un año del primer acuerdo del Consejo Europeo sobre reubicación y reasentamiento de personas solicitantes de asilo, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha señalado la “pasividad flagrante” de las autoridades europeas para llevar a cabo este proceso.

Las más de 3.105 reubicaciones y poco más de 7.200 reasentamientos realizados hasta el momento están muy lejos de los compromisos alcanzados en julio del año pasado y ampliados en septiembre.

refugiados ue

“Resulta doloroso, y casi macabro, que sólo en 2016 hayan muerto cerca de 3.000 personas en el Mediterráneo, una cifra cercana a las que la UE ha conseguido reubicar desde el pasado septiembre”, declaró Estrella Galán, secretaria general de la entidad. Según CEAR, de seguir con este ritmo la UE tardaría 43 años en cumplir con las 160.000 reubicaciones a las que se comprometió realizar en 2.

Además, CEAR apunta que estos acuerdos se firmaron para dar respuesta a una situación determinada, pero esa realidad pronto fue superada ya que en 2015 las personas que llegaron a Europa superaron el millón y durante este año esta cifra asciende ya a más  de 230.000.

“Hace un año dijimos que estos procesos suponían un avance, pero que eran insuficientes. Hoy decimos quela UE no ha sido capaz ni ha tenido voluntad de poner ese pequeño parche ante un drama humanitario que afecta a millones de personas”, lamentó Galán.

Preocupados en que no lleguen

A pesar de los tímidos avances en ambos procesos en los últimos meses, CEAR reprocha a los líderes europeos que “siguen tomando decisiones más preocupados en impedir la llegada de solicitantes de asilo que en ofrecerles un lugar de acogida digna”.

Ante esta situación, CEAR reclama al Gobierno español impulse que la UE asuma su responsabilidad y ponga los medios necesarios para agilizar estos procesos en su origen, así como aborde las causas de los desplazamientos forzados y no recurra al chantaje de la cooperación con países vecinos condicionada al control de fronteras.

Por último, desde CEAR apuntan que los últimos acontecimientos en Turquía suponen una muestra más de que éste no es un país seguro y no ofrece las mínimas garantías de acogida para los refugiados que sean expulsados desde Grecia.

Proceso reubicacion


La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha presentado hoy la denuncia al acuerdo UE-Turquía ante la Comisión Europea, el Consejo de Europa y el Defensor del Pueblo Europeo por la vulneración de los derechos de las personas refugiadas, con el apoyo de 294 organizaciones y más de 11.000 firmas individuales.

IMG_1183

De este modo, CEAR junto a todos los firmantes pretenden que las instituciones europeas señalen el carácterilegal del acuerdo con el gobierno turco y que se detengan las expulsiones a Turquía desde Grecia. El pasado mes de marzo, apenas unos días después de la entrada en vigor del acuerdo, la Unión Europea inició la expulsión de más de 300 personas, varias de las cuales habían pedido asilo.

Así, CEAR ha presentado una denuncia a la Comisión Europea, ha remitido un Informe al Comisario de Europeo de Derechos Humanos; y ha enviado una Carta a la Defensora del Pueblo de la UE. Entre otras peticiones, CEAR y las organizaciones firmantes exigen que investiguen cómo la aplicación del acuerdo supone una vulneración de la normativa europea e internacional de asilo, así como de los derechos de las personas refugiadas, y hagan un llamamiento a los estados miembros de la UE a retirar su apoyo al acuerdo.

“Retirar el acuerdo con Turquía es la última oportunidad para que la UE recupere la decencia, evite poner en riesgo la vida de miles de personas que han huido de la guerra, y no convierta los tratados que ha firmado sobre derechos humanos y derecho de asilo en papel mojado”, sostuvo Estrella Galán, secretaria general de la entidad.

Además de más de 11.000 firmas ciudadanas recogidas en menos de una semana, han decidido unirse esta demanda cerca de 300 colectivos, organizaciones sociales y políticas,  así como redes y plataformas estales e internacionales que representan a su vez a más de mil entidades.

“El número de apoyos a esta iniciativa demuestra que la UE toma decisiones en contra de una sociedad que les reclama que se ocupe de garantizar los derechos y acoger dignamente a los refugiados, en vez de idear acuerdos para saltarse la ley”, reivindicó Galán.

Desde que se anunció, CEAR ya declaró que el acuerdo UE-Turquía es ilegal, su aplicación práctica vulnera la normativa europea e internacional, y ha alertado del riesgo que corre la vida de muchas personas refugiadas si finalmente son devueltas a Turquía.

La petición de firmas individuales seguirá abierta en las próximas semanas para seguir mostrando el rechazo ciudadano al acuerdo UE Turquía.

Estas son las organizaciones y colectivos que se han sumado a la iniciativa.


La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) pide el apoyo ciudadano y de colectivos sociales para las denuncias que presentará en los próximos días por la vulneración de derechos de las personas refugiadas que se están produciendo desde la entrada en vigor del acuerdo ilegal e inmoral UE-Turquía, como pudo constatar CEAR en su reciente misión de observación en Lesbos.

Como esta joven siria que pide ayuda a Europa tras llegar a la isla de Lesbos, miles de personas han tenido que huir de sus hogares en busca de un lugar seguro en Europa.

El pasado mes de marzo, la Unión Europa llegó a un acuerdo con Turquía con el que se aprobaba a partir de ese momento la expulsión de las personas que llegasen a Grecia a Turquía, sin importar la edad, la nacionalidad, las circunstancias personales o las causas que les obligaron a huir de su país. Apenas unos días después de la entrada en vigor del acuerdo, la Unión Europea inició la expulsión de más de 300 personas, de las cuales varias habían pedido asilo.

CEAR ya anunció que el acuerdo UE-Turquía es ilegal. Su aplicación práctica vulnera la normativa europea e internacional, y ha alertado del riesgo que corre la vida de muchas personas refugiadas si finalmente son devueltas a Turquía.

Ante esta situación, CEAR ha decidido denunciar el acuerdo UE-Turquía ante la Comisión Europea, el Consejo de Europa y el Defensor del Pueblo Europeo por la vulneración de los derechos de las personas refugiadas

Firma la petición y ayúdanos a difundirla, si quieres mostrar tu apoyo.

¡DENUNCIA TÚ TAMBIÉN!

El proceso de adhesiones para organizaciones y colectivos estará abierto hasta el jueves 28 de abril, a través del siguiente formulario de confirmación.

Consulta las denuncias:


lesbos1

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha denunciado hoy “el caos y la improvisación” de las medidas puestas en marcha por la Unión Europea tras la entrada en vigor del acuerdo con Turquía al iniciar el desalojo de campamentos de refugiados en la isla de Lesbos.

“Los países europeos han tenido mayor voluntad política en unos días para iniciar las próximas expulsiones de personas refugiadas a Turquía que toda la que han demostrado durante meses para acogerlas”, lamenta Estrella Galán, secretaria general de CEAR.

Tras conocer de primera mano la situación en la isla de Lesbos, la organización denuncia que el anterior campamento de Moria se ha convertido en un centro de régimen cerrado custodiado por la policía y que seobliga a posibles solicitantes de asilo a subir esposados a los barcos sin informarles de su destino. Unos traslados que se hacen según la nacionalidad y sin tener en cuenta que los afectados pueden ser víctimas de algún tipo de persecución y por tanto merecedoras de protección internacional. Además, desde CEAR critican que se impida al personal voluntario atender a los refugiados como lo vienen haciendo desde hace meses.

Asimismo, CEAR lamenta la inacción de las autoridades europeas ante la situación en la frontera cerrada de Idomeni donde desde hace un mes permanecen más de 10.000 personas durmiendo en tiendas a la intemperie en medio del lodazal y en condiciones infrahumanas, así como la de los más de 50.000 solicitantes de asilo que se encuentran actualmente atrapados en Grecia, muchos de ellos hacinados en hangares, antiguos puertos y aeropuertos.

 

El papel de España

CEAR lamenta que el Gobierno español en funciones haya aprobado un acuerdo inmoral e ilegal con un mandato contrario del Parlamento y sin el apoyo ciudadano. Además, España se encuentra entre los 20 países que ya han ofrecido a funcionarios para aplicar las expulsiones.

“Durante meses las tareas de rescate en Lesbos las han asumido voluntarios y ONG, y las reubicaciones se han realizado a cuentagotas por falta medios. Duele ver ahora cómo los países europeos no pierden un minuto en ofrecer recursos para vulnerar derechos humanos”, denuncia Galán.

la foto 1


La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) quiere ensalzar el valor de  las miles de mujeres que han sido víctimas de la guerra y la persecución por motivos de género y ha exigido a las autoridades europeas y españolas garantizar su derecho a solicitar asilo y encontrar un lugar seguro donde vivir.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer que se celebra el próximo 8 de marzo, desde la entidad recuerdan que las mujeres que se ven obligadas a huir de sus hogares se enfrentan a graves riesgos de sufrir violencia y abusos sexuales en los países de tránsito y acogida.

“Son realmente alarmantes los testimonios de las mujeres que testimonian la violencia sexual que sufren las mujeres refugiadas y migrantes en Europa. Es una crueldad imperdonable que aquellas que huyen de la guerra y la persecución no encuentren en la Unión Europea un lugar donde sentirse seguras, pese a ser las más vulnerables junto a los niños”, afirmó Estrella Galán, secretaria general de CEAR.

Desde la entidad reclaman que se garanticen los derechos y una protección real a las miles de mujeres que actualmente buscan un lugar seguro en Europa, así como medidas específicas para que aquellas perseguidas por motivos de género tengan las mismas garantías a la hora de solicitar asilo que las que lo hacen por otras causas.

Además, CEAR quiere destacar la necesidad de reforzar el papel de las mujeres en resolución de conflictos, y su trabajo en la lucha contra la impunidad de crímenes de violencia sexual.

Medidas en España

El año pasado, el 39% de los solicitantes de asilo fueron mujeres, la cifra más alta de los últimos años.Desde CEAR recuerdan que además de las mujeres que huyen de la guerra, las refugiadas por motivos de género han sufrido situaciones como violencia sexual, matrimonios forzosos, mutilación genital, o han sido víctimas de trata.

Por ello, CEAR reclama la entrada en vigor del reglamento de la Ley de Asilo, pendiente desde el año 2009 y la incorporación de las directivas europeas de procedimiento y acogida, lo que permitiría mayores garantías a las mujeres perseguidas que solicitan asilo en España.

refugiada-somalia--644x362 (1)

“El asilo me salvó la vida”

Suleika era profesora de inglés cuando en Somalia estalló la guerra civil. Cuando adivinó el peligro de que sus hijos mayores fueran reclutados a la fuerza por una de las milicias, decidió enviarlos a Kenia con un único consejo, “pedid asilo en España”. Un año después huyo ella con sus otros cuatro hijos.

“Hemos llorado de felicidad en el aeropuerto al reencontrarnos”, recuerda. Ella y su familia pudieron solicitar asilo en la embajada de España en Kenia, una modalidad que ahora no está abierta pero que evitaría que miles de personas tengan que arriesgar su vida para llegar a Europa.

Hoy Suleika tiene 50 años, un trabajo estable y no se imagina su vida fuera de España. “Confío en que la vida de mis hijos sea mejor que la mía”, dice y sonríe por primera vez cuando cuenta que su hija mayor se ha casado con un español y tiene dos hijos.

Suleika sabe que puede considerarse una afortunada, pero no se olvida de las mujeres que hoy se ven obligadas a arriesgar sus vidas y las de sus familias. “Para salir al mar con tanto peligro tienes que huir de algo que da mucho miedo. Por eso pido al mundo que abra las puertas y el corazón a los refugiados”.

salueika y su hija amal

Suleika junto a su hija Amal.

Suleika es un ejemplo de superación y dignidad de las muchas mujeres refugiadas que cada día enriquecen y aportan a la mejora de nuestra sociedad.

* Puedes escuchar la entrevista completa a Suleika en el siguiente enlace.

https://soundcloud.com/cear-80842464/entrevista-refugiada-suleika

 

 


  • La organización denuncia el incremento de controles fronterizos dentro la Unión Europea, la confiscación de bienes y la criminalización de los refugiados.
  • Invitamos a los líderes europeos que antes de tomar cualquier decisión recuerden las  177  personas que han muerto solo durante el 2016 tratando de llegar a Europa, y adopten medidas en consecuencia.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) lamentó hoy que las medidas que en las últimas semanas han tomado varios países europeos están aumentando innecesariamente el sufrimiento de las personas que han llegado a Europa en busca de asilo y suponen un “grave retroceso” en las políticas de acogida que acordó la Unión el pasado septiembre.

Según la organización, en el encuentro de Ministros de Interior y Justicia europeos que se celebró ayer en Amsterdam se volvió a pensar en poner “parches” a esta situación, como la reforma del tratado de Shengen, en vez de afrontar de forma conjunta esta crisis humanitaria.

Además, CEAR ha denunciado la confiscación de bienes puesta en marcha por Dinamarca, Suiza y varios estados de Alemania, así como la reintroducción temporal de controles fronterizos en varios países del espacio Schengen con el único objetivo de dificultar el tránsito de los refugiados.

“Invitamos a los dirigentes europeos que, antes de tomar cualquier decisión, tengan muy presentes las 177 personas que han muerto durante 2016 -junto a las 3.700 en 2015- tratando de llegar a Europa, y adopten medidas en consecuencia, sin repetir las recetas que han fracasado”, propuso Estrella Galán, secretaria general de CEAR.

La organización recuerda que, a pesar del invierno, siguen llegando miles de personas a Europa huyendo de la persecución y de la guerra, mientras los líderes europeos parecen más preocupados en impedir las llegadas y dificultar el recorrido de los refugiados más que buscar soluciones reales. Así, Dinamarca Suecia, Alemania, Austria, Francia y Dinamarca han reintroducido en las últimas semanas controles fronterizos con otros países de la UE.

“El mejor termómetro para medir la voluntad política de la UE son los 385 refugiados que han sido reubicados en 5 meses, de los 160.000 a los que se comprometieron”, apuntó Galán. Asimismo, CEAR mostró su preocupación de que algunos países adopten leyes criminalizadoras hacia las personas refugiadas, así como por una posible reforma del reglamento de Dublín no se centre en la protección de los derechos de los solicitantes de asilo.

Colonia como excusa

Desde CEAR critican que algunos dirigentes políticos hayan comenzado a proponer medidas contrarias a la acogida tras los sucesos ocurridos la noche de fin de año en Colonia. “Parece que más que un motivo real, algunos estaban esperando una excusa para no respetar el derecho de los refugiados a pedir asilo”, criticó la portavoz de CEAR.

A falta de que se confirme la autoría de unos “hechos deleznables”, para esta organización no se puede criminalizar al más de un millón de personas que llegaron el año pasado a Europa.


La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha presentado hoy en Madrid un informe sobre la persecución que sufren las personas LGTB en diversas partes del mundo y las dificultades que encuentran en España para disfrutar de una vida sin miedo a ser rechazadas al sufrir en muchos casos una doble discriminación.

El documento presentado por CEAR, y disponible en la web perseguidoslgtb.org, relata la situación de desprotección de personas LGTB en países como Honduras, Irán, Rusia o Camerún, y que lleva a muchas de estas personas a migrar, y en algunos casos solicitar protección internacional en España.

Ilustraciones_CEAR_fondo_02 MAPA B copia 3

“Amenazas, encarcelamiento, tortura, o incluso asesinatos. Es la situación a la que se enfrentan muchas personas les obliga a huir de sus países debido a su orientación sexual o identidad de género”, lamentó Estrella Galán, secretaria general de CEAR. En este sentido, la entidad denuncia que la discriminación equivale a persecución “cuando supone una violación grave y sostenida de los derechos humanos”, y así debe interpretarse a la hora de las concesiones de asilo.

En la actualidad, la homosexualidad está penada en más de 75 países y se castiga con la pena de muerte en lugares como Irán, Arabia Saudí, Yemen, Mauritania, Sudán, Nigeria o Somalia.

2Además, todavía existen muchos países que, a pesar de que han descriminalizado la homo­sexualidad, todavía no protegen de forma efectiva a las personas LGTB que son víctimas de violencia o discriminación. Según recoge el informe de CEAR, más de 1.700 personas transexuales fueron asesinadas entre 2008 y 2014 en más de 62 países.

“Me metieron en una celda sin ropa sin saber si era de día o de noche con otras mujeres 11 transexuales como yo. Nos pegaban en las piernas con la punta de la bota en la boca, me rompieron los dientes. Me apagaban cigarrillos en la piel y en los ojos”, detalla uno de los estremecedores relatos que contiene el informe.

CEAR señala en este informe diversas agresiones a población LGTB en diversas partes del mundo por parte de fuerzas de seguridad del Estado, pero también por parte de familiares y vecinos. “Mis hermanos se reían de mí y mis padres me pegaban y me castigaban porque no consideraban correcta mi forma de vestir y de comportarme”, relata otro de los testimonios. Según CEAR, este tipo de situaciones de discriminación grave y reiterada deben ser consideradas motivo para el reconocimiento del derecho de asilo.

España, camino hacia una vida digna

3CEAR denuncia que muchas personas LGTB migrantes o refugiadas se tienen que seguir enfrentando a prejuicios y estereotipos que perpetúan situaciones de discriminación ya vividas en sus países de origen.

Así, el informe de CEAR alerta sobre el riesgo de que los migrantes LGTB se enfrenten en España a una doble discriminación: por origen racial o étnico y por orientación e identidad sexual. De hecho, de los 62 delitos de odio recogidos el año pasado por el Ministerio del Interior, casi un 40% fueron por motivos de orientación sexual e identidad de género, mientras que un 37% están relacionados con hechos racistas o xenófobos. Además, muchas veces en sus comunidades viven personas de los mismos países donde sufrieron el rechazo, por lo que se  reproducen las situaciones de discriminación.

“A pesar de los avances, tenemos la responsabilidad de que nadie que llegue a España tenga que volver a vivir la pesadilla de sentirse discriminado por su orientación sexual o identidad de género”, reclamó Galán. Para lograrlo, el informe apunta la importancia de la prevención y protección contra la discriminación desde las administraciones públicas así como la necesidad de  apoyar a  asociaciones y programas específicos para población migrante LGTB.

El papel de los medios

De cara a favorecer el proceso de integración en el país de acogida desde CEAR también destacan el papel de los medios de comunicación, por lo que el informe cuenta con un diagnóstico sobre el tratamiento de los medios sobre este tema, así como una serie de recomendaciones para informar con mayor rigor sobre la realidad de las personas LGTB migrantes y refugiadas.

“Aunque en España el tratamiento informativo tanto sobre personas migrantes y refugiadas como LGTB haya mejorado en los últimos años, los medios de comunicación aún reproducen en muchas ocasiones estereotipos y prejuicios”, afirmó Galán.

Así, contextualizar la discriminación en los países de origen, conceder la misma presunción de que han podido sufrir persecución los solicitantes de asilo por orientación sexual e identidad de género que por otros motivos, o no reproducir el estereotipo de las personas homosexuales vinculadas a aspectos superficiales y de consumo, son algunas de las recomendaciones que se incluyen en el documento. La web cuenta además con un glosario de términos para conocer y describir mejor la realidad de las personas LGTB.


 

encuentro periodistas CEAR y Oxfam

Presentación de las propuestas de Oxfam Intermón y CEAR ante medios de comunicación.

1. Acciones en países de origen: abordar las causas que originan las migraciones y los desplazamientos forzados.

  • Priorizar un papel activo en la resolución de conflictos y en el control del comercio de armas a países en los que existan violaciones de derechos humanos.
  • Establecer una hoja de ruta para el 0,7%, asegurando en el caso español un incremento progresivo de la ayuda que en la legislatura que comenzará en enero devuelva a España a la media europea, el 0,4% del PIB para ese fin. Asegurando, especialmente, la recuperación de la Ayuda Humanitaria.
  • No condicionar la ayuda al desarrollo a inversiones en materia de seguridad o control migratorio en los mismos países africanos.
  • Eliminar, mediante una acción concertada global, todas las posibilidades de evasión y elusión fiscal de las multinacionales que operan en los países africanos y usan paraísos fiscales para mejorar sus resultados, de modo que sus estados dispongan de recursos para afrontar sus necesidades más básicas, complementadas por la Ayuda Oficial al Desarrollo.

2. Acciones en países de tránsito: protección y asistencia.

  • Cambio de enfoque en la política migratoria y de asilo, centrada actualmente en el control y vigilancia de fronteras con un sistema común de asilo.
  • Asegurar que se habiliten vías legales y seguras para que las personas necesitadas de protección internacional puedan solicitar asilo en terceros países y no se vean obligadas a arriesgar sus vidas y enriquecer a las mafias. Asimismo establecer un plan de reasentamiento permanente a nivel europeo.
  • Exigir a los Gobiernos de los países de tránsito que velen por la protección de los derechos humanos y lucha contra las mafias.
  • Recuperar a nivel europeo una dotación económica suficiente para el rescate en el Mar Mediterráneo.
  • Garantizar que la UE destina suficientes recursos a las ONG que están trabajando en los países de tránsito para prestar la asistencia y la ayuda humanitaria necesaria.
  • Explicar desde los poderes públicos, las causas de estos flujos humanos, y combatir activamente cualquier atisbo de criminalización o xenofobia.

3. Acciones en país de llegada: una acogida digna. El caso de España.

  • Cambio de enfoque en la política migratoria y de asilo, centrada actualmente en el control y vigilancia de fronteras con un sistema común de asilo.
  • Asegurar la dotación de medios adecuados y la puesta en marcha de un plan efectivo para que las personas refugiadas que España se ha comprometido a acoger a través de una reubicación digna.
  • Explicar desde los poderes públicos, las causas de estos flujos humanos, y combatir activamente cualquier atisbo de criminalización o xenofobia.
  • Garantizar el cumplimiento de la cuota justa de reasentamiento de las personas refugiadas de Siria.

UErfanos + cear nieve hor

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha querido alertar hoy sobre el riesgo de situaciones extremas a causa del frío para miles de personas que viajan por Europa en busca de asilo con la llegada de bajas temperaturas, ante la inacción y descoordinación de las políticas de los países de la Unión Europea.

Para CEAR, la cumbre celebrada ayer por parte de los 11 países que forman la ruta desde los Balcanes hasta Alemania es una muestra más de que los refugiados se mueven más rápido que los Estados de la Unión Europea a la hora de adoptar a acuerdos y llevarlos a cabo. Mientras los países de la UE siguen debatiendo y dilatando vergonzosamente la toma de decisiones, los refugiados siguen arriesgando la vida en el Mediterráneo, y aquellos que ya han llegado deberán afrontar temperaturas que pueden provocar cientos de casos de congelación.

“Si algo hemos comprobado estos últimos meses es que para lo único que hay acuerdos es para levantar vallas, lo cual estamos viendo que no es ninguna solución”, afirmó Estrella Galán, secretaria general de CEAR, quien lamentó que los países de la UE siguen ocupados en cerrar las fronteras y no en plantear vías seguras para que los refugiados no deban arriesgar su vida en su trayecto hacia Europa.

“Confiamos en que los dispositivos de acogida temporal propuestos en la pasada cumbre no se conviertan en una solución definitiva en países donde no se garantice el derecho de protección de los solicitantes de asilo” aseguró Galán.

Además, desde esta organización recuerdan que la lentitud para llevar a cabo estas reubicaciones –las primeras aprobadas el pasado junio- ha provocado que miles de personas hayan tenido que iniciar un recorrido en busca de un país seguro en condiciones durísimas, y que se agravarán con la llegada del invierno.

Reubicación permanente

Desde CEAR critican que la decisión de reubicar a 160 mil personas refugiadas entre diferentes países de la UE supuso un avance, pero desde luego no puede tomarse como la solución definitiva. “Este año han llegado más de 700 mil personas a Europa, la inmensa mayoría potenciales solicitantes de asilo. Nadie ha explicado qué va a pasar con las cerca de 500 mil personas refugiadas que se quedarán fuera de este acuerdo”, lamentó Galán.

Ante esta situación, CEAR reclama un procedimiento permanente de reubicación a nivel europeo. “La situación de los refugiados no es una emergencia coyuntural. Es una realidad que deberá afrontar la Unión Europea en los próximos años y por tanto debe empezar a diseñar una política estable que se plantee algo más que reaccionar tarde ante las emergencias”, concluyó Galán.


Una subasta donde nadie parece interesado en pujar frente a personas que se ahogan delante de sus ojos. Así ha ilustrado la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) el sistema de reparto de refugiados en el vídeo “¿Quién da menos?” .

Imagen de previsualización de YouTube

Ante una crisis de refugiados sin precedentes en décadas debido a los conflictos en Oriente Medio y África, la organización denuncia el escaso compromiso que los países de la Unión Europea tanto en el número de personas acogidas como en los medios para evitar que cientos de ellas mueran en el Mediterráneo.